AISLANTES NATURALES

Cualidades de los aislamientos naturales

Hoy en día la oferta de aislamientos naturales es muy amplia y variada, por lo que resulta interesante comentar sus ventajas frente a los aislantes más conocidos. No hablaré de cada uno de ellos, porque daría para varios artículos especializados, pero sí comentaré algunas de sus ventajas más destacadas:

Proceden de recursos renovables | Mientras que los aislamientos procedentes de la industria petroquímica tiran de recursos limitados y muy contaminantes, los aislamientos naturales proceden de recursos renovables. Es decir, que pueden ser restaurados por procesos naturales, en un cierto período de tiempo.

Cumplen con las 3R de la ecología | Por la gran calidad de los materiales con los que se elaboran los aislamientos naturales, éstos pueden ser reciclados, reciclables y reutilizables. Si a estas cualidades de los materiales naturales, se les suma la función que desempeñan para reducir las pérdidas energéticas de un edificio, estaríamos aplicando la regla de las 3R.

Son biodegradables | Todos los aislamientos naturales son intrínsecamente biodegradables. Esta cualidad es determinante, ya que la construcción genera grandes cantidades de residuos contaminantes que requieren de mucho espacio y recursos energéticos y económicos para gestionarse. Mientras que un aislamiento natural a la intemperie termina por desaparecer de forma limpia y sin costes.

Contribuyen negativamente al efecto invernadero | Dependiendo de la materia prima con la que estén hechos los aislantes naturales y el procesado al que se hayan sometido, casi todos contribuyen de forma negativa al efecto invernadero. Esto significa que el CO2 que absorben en su ciclo de vida compensa con creces el que emiten en su proceso fabricación e instalación.

Tienen un bajo contenido de energía primaria | Aunque los aislantes naturales proceden de recursos renovables, necesitan cierta energía para su procesado. En este sentido, se emplea mayor o menor cantidad de energía primaria dependiendo del producto final obtenido y los hay que apenas precisan energía primaria, pero también los hay que necesitan bastante.

En general, los aislamientos naturales tienen bajo contenido de energía primaria y afortunadamente, los que más energía requieren para su elaboración, son los que más compensan con su baja contribución al efecto invernadero.

Presentan baja toxicidad | Aunque es evidente que la toxicidad de los aislantes naturales es muchísimo más baja que la de los convencionales, tanto en su elaboración como en su ciclo de vida, no puede decirse que ésta sea nula.

Son eficientes | En cuanto a la eficiencia, los aislamientos naturales abarcan todo el rango de posibilidades dependiendo del producto final elegido y de su correcta instalación, así como del espesor que se quiera utilizar.

Son duraderos | Aunque pueda extrañar, los aislamientos naturales pueden ser tanto o más duraderos que los que no lo son y una vez más, esto va a depender del procesado que tengan, del diseño de un adecuado detalle constructivo y de su correcta instalación.

Las cualidades descritas hacen que los aislamientos naturales sean, sin duda, la mejor opción para la edificación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Imágenes