BIOCONSTRUCCIÓN

¿Por qué elegir bioconstrucción?

Para tener claro de qué hablamos, partiremos de que la bioconstrucción se realiza con sistemas de construcción que emplean materiales biocompatibles, de bajo impacto ecológico y de origen natural.

Un símil que me gusta utilizar cuando hablo de bioconstrucción es el de la ropa. Todos sabemos que los mejores materiales que podemos elegir para vestir son la seda, el algodón, el lino, la lana o la piel de otros animales. Sin embargo, la industria textil usa cada vez más tejidos compuestos por derivados del petróleo que imitan los tejidos naturales. Y esto no es porque sean de mejor calidad, sino porque son más baratos de producir, se arrugan menos, no encogen… etc.

Esto mismo también pasa en los edificios, los mejores materiales que podemos usar para construirlos son naturales. No hay nada comparable a la madera, la piedra, la cal, el barro, el corcho o la lana, entre otros. Lo que ocurre es que también suelen ser más caros a causa de la mayor atención que requieren sus procesos de producción o de puesta en obra y éste hecho los penaliza.

Teniendo en cuenta lo anterior, elegir bioconstrucción es:

  • Apostar por materiales saludables, que no emanan sustancias tóxicas que respiran tanto los habitantes de los edificios, como los trabajadores de la construcción, que son quienes más sufren los efectos nocivos de los productos convencionales.
  • Contar con las altas prestaciones que aportan los materiales naturales de calidad y disfrutar del confort que proporcionan.
  • Disponer de una amplísima gama de acabados de primera calidad e incluso de lujo, que otros materiales no pueden igualar.
  • Invertir en el medio ambiente y en la sostenibilidad de los procesos productivos de la construcción. Ya que los materiales empleados en bioconstrucción pueden ser reciclados o reciclables, reutilizados o reutilizables y se obtienen de recursos naturales regenerables y controlados de forma sostenible.

Para bien o para mal, la revolución industrial ha permitido elaborar nuevos materiales y sistemas constructivos que abaratan los costes de producción a expensas de la degradación medioambiental y de la salud. Pero, sin lugar a duda, la bioconstrucción aporta un nivel de calidad sostenible difícilmente mejorable por cualquier otro tipo de construcción.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Imágenes